Ejecutar la estrategia es cosa de valientes… … y si es en innovación…

Ejecutar la estrategia es cosa de valientes… … y si es en innovación…

En primer lugar se debe elaborar la estrategia, las inversiones en gestión de proyectos estratégicos deben alinearse con la intención global, la identidad y el propósito de la compañía (ideación).

Con estos mimbres y con su visión, reflejada en las metas e indicadores puede evaluar su progreso hacia la ansiada visión; sin olvidarse de su naturaleza, su cultura – el ADN de la empresa contra el que no se puede arremeter a tontas y a locas, entrando como elefante en cacharrería-, su estructura organizativa.

la estrategia. Daniel Echeverría
Con todo esto, la organización debe ser capaz de generar su estrategia, las directrices con las que se deberán alinear el resto de actuaciones subsiguientes. La alineación es la base para una estrategia coherente que la organización pueda ejecutar.

Si la estrategia de la compañía se alinea con todos los aspectos anteriormente indicados y con el entorno, los estrategas habrán decidido hacer, habrán elegido hacer las cosas adecuadas.

Así que llegado este momento, mejor preguntarse ¿Qué esfuerzos reales estoy haciendo en innovación? ¿Cuántos de los proyectos en marcha o planificados son de innovación? ¿Utilizo a los «Zidane»s o a los «Pavones» – siguiendo la conocida terminología futbolística-? ¿Quiero estar en la Champion pero…?

la estrategia. Daniel Echeverría

Pero queda hacer las cosas adecuadas, de forma adecuada: ejecución o síntesis (con la obtención de los nuevos productos) y la transición o transferencia (a las operaciones o al cliente) para obtener los resultados esperados (definidos en la estrategia).

La ejecución es el arte de ensamblar todo, gestionar los programas y proyectos estratégicos de la cartera de proyectos de forma efectiva.

La transferencia es el paso final, esencial, la hora de la verdad, en el que se transfieren las habilidades, metodologías y tecnologías del reino de los proyectos a las operaciones en marcha o al mercado en el que espera el cliente.

En esta fase se hacen realidad los beneficios y se integran en la organización y su actividad diaria.

Mirando atrás, se ve claro que elaborar la estrategia es lo fácil…
… lo difícil es ejecutarla

[adsenseyu2]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.