El Sufrido Project Manager: 1. Todos somos Project managers

El Sufrido Project Manager: 1. Todos somos Project managers

el sufrido project manager

En los próximos post iremos haciendo una revisión técnico-humorística-vivencial (porque yo también fui Project manager…) que nos de pautas para ser Project Managers y no sufrir demasiado… El resultado final podría ser un librito titulado “El sufrido project manager: Cómo serlo y no morir en el intento“.

Primera Parte: Dónde se nos cuenta que todos somos Project managers, sin dejarnos claro si debemos alegrarnos o echar a correr, se nos presenta a un señor/a misterioso, invisible, llamado cliente, al parecer tan importante que puede echarnos a la calle y del que solemos saber menos de lo que debiéramos para tenerle contento.

Esta parte, tiene dos apartados:

  1. Todos somos Project managers
  2. El cliente, ¿Ese quién es?

Hoy nos centraremos en ver que realmente todos somos Project managers

Todos somos Project Managers

En las empresas hay personas a las que se distingue (no sé todavía si con una medalla o un sambenito) como Project Managers. Pero sospecho que estemos más cerca del castigo de la Inquisición que de un reconocimiento al mérito profesional. Estuve en una fiesta de empresa en la que contaron chistes escenificados en los que un pobre Project manager iba suplicando apoyo a sus compañeros para realizar un trabajo sobre el que todavía no tiene claro prácticamente nada… Un sufrido Project manager.

Pero ¿qué es un proyecto?

Pero, si es así, atención, porque todos, se nos nombre o no, somos Project managers. Un proyecto no es más que un esfuerzo temporal para crear un producto o servicio con un resultado único. Esto es, tiene un plazo (normalmente bien definido “para mañana”, “cuanto antes”, “es urgente”,…), con un resultado único y claro (como: “bueno, ya sabes tú, un preproyecto, que tenga lo que tu creas,…”) y, cómo no, con un presupuesto limitado, casi siempre insuficiente para comprar o contratar equipos, instalaciones, personas.

Por tanto quién tenga o haya tenido que preparar una boda, hacer una mudanza, organizar un equipo de trabajo, organizar las vacaciones, preparar una campaña de comunicación a los empleados, desarrollar y gestionar una planta de biomasa, realizar un informe de viabilidad, elaborar un plan de formación, preparar un proyecto de tramitación, elaborar una oferta para tratar de ganar un concurso, crear un sistema de control de pedidos, pensar un sistema de gestión de la documentación generada, cambiar la organización de una empresa (conozco una que esto lo hace ya como churros…), implantar un sistema de roles, poner en marcha un parque eólico, abrir una nueva delegación en otro país, es o ha sido un Project manager.

O diremos, mejor, debe serlo o debía haberlo sido para que ese proyecto llegara a buen puerto con el cliente promotor (los suegros en caso de la boda) satisfecho, el jefe (tu marido/mujer) feliz, en el plazo establecido (admitimos esperas de media hora a la novia, pero no llegar al día siguiente) y con los recursos y presupuestos asignados (en este caso, no se si hay paralelismo).

Y no todos los proyectos son iguales

Si bien es cierto que hay proyectos más simples (construir un parque) y otros más complejos (preparar tu boda…), unos más conocidos (hacer un proyecto de tramitación) y otros más innovadores (desarrollar una nueva torre de hormigón), unos más cortos (un informe de viabilidad) y otros más largos (montar una nueva fábrica en China), conviene ir adquiriendo algunas mínimas habilidades que esperamos desgranar poco a poco en este mini-proyecto de manual doméstico de cómo no ser un sufrido Project manager, cómo ser un Project manager y no morir en el intento.

Cuando uno se mete de lleno, se pone el traje de luces y se compromete, gestionar proyectos es uno de los trabajos más apasionantes, un auténtico festival de estrés y adrenalina (“cuando estás atravesando el infierno, !sigue adelante¡”, W, Churchill), donde la responsabilidad porque todo salga bien cae en ti y, eso sí, no cobrarás nada parecido a lo que te mereces. Menos mal que tenemos que hacer casos a los pocos sabios que en el mundo han sido y “lo que no te mata te hace más fuerte” (parece que lo dijo Nietzsche).

¿Eres tu un sufrido Project manager

En el próximo post veremos quién es ese al que llaman cliente…

——

Si quieres saber más de Project Management,… te ofrecemos el mejor material en español:

A tu disposición¡

Daniel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *