Otros 10 sesgos cognitivos a los que un Project manager debe estar atento (2 Parte)

Otros 10 sesgos cognitivos a los que un Project manager debe estar atento (2 Parte)

Project Managers Sesgos Cognitivos

En nuestro anterior post comentamos 10 sesgos cognitivos que todo gestor (y especialmente los Project managers que trabajamos en entornos de alta certidumbre) tenemos que tener en cuenta. En este post abordaremos otros 10 para acabar esta revisión.

Sesgo del resultado

Como Project manager corremos el riesgo de juzgar una decisión basándonos en el resultado de la misma en vez de evaluar el proceso que llevó a esa decisión cuando fue tomada. Esto nos puede llevar a ser injustos con miembros de nuestro equipo que , aunque no acertaron con la decisión, tomaron la mejor decisión posible en el momento que tenían que tomarla. Porque saltarte un semáforo en rojo te haya permitido al final llegar a la estación de tren y no perderlo no quiere decir que cometer esa infracción haya sido una buena decisión…

Exceso de confianza

Los directores de proyecto debemos ser optimistas (porque si no estamos en el lugar equivocado y sufriremos mucho…) pero también tener cuidado y ser realistas y tener en cuenta las incertidumbres que nos rodean. También sobrevaloramos nuestras capacidades y nos puede generar problemas e incomodidades en el día a día de nuestros proyectos. Dicen que los expertos (y los listillos) tienden a cometer este sesgo más que las personas menos preparadas (aunque no sé si estoy del todo de acuerdo…).

Efecto placebo

En ocasiones el convencimiento de que algo va a ser bueno para tus proyectos o para tu desempeño, hacen que efectivamente lo sean. Mi abuela tomaba solamente café descafeinado para poder dormir. Un día fue a casa y yo no tenía café descafeinado. Ella, como siempre, me lo pidió. Hice 3 cafés, todos con cafeína, pero el suyo lo traje a aparte. Se echó una siesta de 2 horas 😉 . Esto ocurre también con las medicinas que si creemos que nos van a hacer algo, a lo mejor hasta lo hacen¡

Sesgo del deseo de innovar

Como tenemos tantas ganas de innovar y tener una idea brillante, rompedora, que cambie el curso de nuestros proyectos, los Project manager tenemos el riesgo de caer en este sesgo. ¿En qué consiste? En solamente ver sus puntos fuertes, las oportunidades de nuestra idea, su utilidad, pero dejar de lado y minusvalorar sus puntos débiles, limitaciones, riesgos.

Sesgo de lo reciente

En nuestros proyectos tendemos a da la información reciente, la nueva que llega que a los datos anteriores, del pasado. Los más frescos nos parecen de mayor valor inconscientemente les damos más peso en nuestras decisiones. Y quizás nos fijemos en las lecciones aprendidas de los últimos dos proyectos y nos olvidemos o directamente obviemos las que recogimos en proyectos más similares que se llevaron a cabo hace 3-4 años.

Sesgo de la relevancia

Este sesgo nos  llevará a focalizar nuestra atención en las características  más fácilmente reconocibles de  idea o situación, sean relevantes o no. Por ejemplo, una persona del equipo con carácter muy fuerte y que siempre ve problemas en el proyecto… pero que no deja ver lo que opinan otros miembros.

Percepción selectiva

Permitir que nuestras expectativas tengan influencia en cómo percibimos un problema, una situación, el comportamiento de una persona de nuestro equipo nos hará que no seamos objetivos en nuestro análisis. El patrón que ponemos para evaluar son nuestras expectativas no las necesidades del proyecto o de la situación concreta.

Los estereotipos

La percepción exagerada y con pocos detalles, simplificada, que se tiene sobre una persona o grupo de personas que comparten ciertas características, cualidades y habilidades y que busca justificar o racionalizar una cierta conducta en relación a determinada categoría social puede que nos haga pre-juzgar o hacerlo equivocadamente cuando tratemos con un cliente, interesado, miembro del equipo,… que pertenezca a esa categoría (racial, geográfica, cultural,…).

Sesgo del superviviente

Parece que los ganadores siempre escriben la historia. Los perdedores caen en el olvido, porque preferimos no verlos (nos cuentan una historia menos interesante o una que provoca disonancia cognitiva), porque han desaparecido de la vista o simplemente porque no nos molestamos en contar con ellos. Este hecho nos lleva a centrarnos solamente en ejemplos de supervivientes (emprendedores, inmigrantes,… que tuvieron éxito en su empeño). Pero nos olvidamos de los errores, problemas, malas suertes, contextos,… que dejaron al resto en la cuneta. Esto aplica a los ejemplos que , en nuestros proyectos, tomemos como referencia.

Sesgo del riesgo cero

Los sociólogos se dieron cuenta que nos encanta la certeza, incluso si es contraproducente. Es la preferencia por reducir un pequeño riesgo hasta cero, en vez de reducir de manera considerable un gran riesgo. Nos encanta la certidumbre (si es tu caso… no te dediques a la gestión de proyectos porque es una disciplina que precisamente surgió para abordar todas las incertidumbre de hacer algo único) aunque sepamos que es contraproducente. Esto nos lleva básicamente a no identificar riesgos que solamente nos generarán preocupaciones…

Este post y el anterior nos han mostrado algunos de los sesgos más relevantes a la hora de gestionar proyectos, tomar decisiones, evaluar decisiones y desempeños de los miembros de nuestro equipo. Son muchos, no vamos a estar ante cada decisión revisando la lista… pero seamos conscientes de que nos pueden afectar¡

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *