El éxito en los proyectos y la capacidad de diferir las gratificaciones…

El éxito en los proyectos y la capacidad de diferir las gratificaciones…

Estos días de vacaciones navideñas estoy leyendo «El Futuro de nuestra mente», de Michio Kaku, eminente físico teórico, uno de los creadores de los campos de fuerza y profesor de la Universidad de Nueva York, además de gran divulgador científico.

Este apasionante libro es un relato fascinante de las investigaciones que se están llevando a cabo en los laboratorios más importantes del mundo, basadas en los avances de la neurociencia y la física para el conocimiento de gran desconocido: el cerebro humano.

Diferir las gratificaciones. Daniel Echceverría

Uno de los capítulos analiza cómo se ha medido y cómo se mide la inteligencia. Cuenta como durante muchas décadas (y me temo que en algunos países y colegios, por desgracia, también) se utilizó el Coeficiente Intelectual (CI) definido por Lewis Terman. Este coeficiente tuvo éxito inicialmente pero al seguir la vida de los alumnos con altos CI se vió que solamente habían alcanzado un éxito muy moderadamente mayor que el resto.

Y Terman, para su disgusto y frustración, comprobó que muchos de esos supuestamente brillantes alumnos eran, para la sociedad, unos fracasados, con trabajos de baja categoría…

En 1972 el Doctor Mischel, también de la Universidad de Stanford, probó otro enfoque diferente y analizó otra característica de los niños: su capacidad para diferir las gratificaciones. Fue el primero en utilizar la «prueba del bombón» que consiste en analizar si un niño prefiere recibir un bombón ahora o la posibilidad de recibir dos bombones media hora más tarde. Dieciséis años más tarde, comprobó como los niños que eran capaces de diferir la gratificación, eran más competentes que los demás.

Diferir las gratificaciones. Daniel Echceverría

En 1990 otro estudio demostró que existía una correlación directa entre la capacidad de diferir la gratificación y los resultados obtenidos al acceder a la universidad. Y otro estudio en 2011 indicó que esta característica perduraba a lo largo de la vida de la persona.

El Doctor Richard Davidson, neurocientífico en la Universidad de Wisconsin-Madison, concluye lo siguiente: «Las notas en el colegio o los resultados en las pruebas de acceso a la universidad tienen menos importancia para el éxito en la vida que la capacidad de diferir las gratificaciones o la de concentrar la atención. Estas habilidades son mucho más importantes para el éxito en la vida -todos los datos así lo demuestran- que el coeficiente intelectual o las notas académicas».

Y me pregunto yo…

¿Tendrán más éxito los directores de proyecto que rápidamente quieren obtener resultados, sucumbiendo a la presión de «hacer», de «ponerse a trabajar», de «tener diseños ya», …

o los directores de proyecto que prefieren valorar la situación, ver los objetivos del proyecto, trazar un plan de proyecto,… aunque parezca que «todavía no han hecho nada» (como dicen algunos de sus jefes)…?

¿Tendrán más éxito los directores de proyectos que desean un bombón (léase un plan de proyecto… diseño… entregable… producto… superficiales, con problemas, a medias pero YA¡) pronto…

o los que prefieren la posibilidad de dos bombones (leáse un plan de proyecto fiable y con riesgos controlados… diseño optimizado… …un entregable de calidad… un producto consistente) tardando un poco más?

cerebro3

Michio Kaku mantiene que la conciencia humana implica la capacidad de crear un modelo del mundo (léase del proyecto y su entorno) y simular su evolución en el futuro para alcanzar un objetivo.

Los niños que fueron capaces de diferir las gratificaciones en el experimento del bombón son quienes poseen una mayor capacidad para simular el futuro (no reaccionando al presente), para ver las recompensas a largo plazo y no solamente la promesa de grandes beneficios inmediatos.

Cuando te encargan un proyecto, sientes la presión de empezar a producir, a ejecutar, a generar planos,… porque ese inicio es una necesidad a satisfacer (comerme el bombón ya).

Podrás dilatar el comienzo, para tener la posibilidad de obtener dos bombones…? O sucumbirás al «quiero ya cosas hechas»?

Daniel

Si eres de los que prefieres dos bombones un poco más tarde…

Prepárate tu PMP(r) o CAPM(r) con el Simulador PMP con + de 3000 preguntas en español

Si quieres además obtener las 35 Contact Hours necesarias para optar a la certificación PMP o CAPM con toda comodidad, prueba con el mejor Curso de Dirección de Proyectos Online para preparar PMP y CAPM

Como Libro de apoyo al PMBOK, te recomendamos el Manual para Project Managers

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.