Project Manager UP¡ 6 consejos para ser un project manager positivo

Project Manager UP¡ 6 consejos para ser un project manager positivo

Existe en mi ciudad de residencia una asociación con el nombre de SindromeUP (frente al “síndrome Down”). Los padres de la idea son padres son a su vez de niños con discapacidades intelectuales – cuyo manifiesto ya es de por sí una obra de arte a la  vida:http://inigoalli.wordpress.com/2011/01/18/manifiesto-sindrome-up/ ) que, a su vez es producto de la iniciativa #nasf que lleva generando ilusión, ganas de emprender e ideas desde que un grupo de “expedicionarios” decidió ir a ver cómo funcionaba eso de Silicon Valley y si se podía aprender algo de aquello (www.nasf.es/ con su lema “se caballo y no carroza)

Puede haber una gestión de proyectos UP…? Ilusionada, proactiva, resiliente, realistamente optimista? Que mire con confianza y no con miedo al jefe, que plantee los problemas (y las soluciones – a los jefes los problemas sin dos o tres soluciones les ponen muy nerviosos).

La respuesta es SI (si la respuesta es NO, cambia de trabajo “asap”)

SI. Es vital si eres un director del proyecto. Además ya sabrás por experiencia que ese Si es necesario, una gran cosa. La incapacidad de llegar al jefe de tu jefe, patrocinadores y cualquier otra persona de mayor jerarquía para lograr que te presten un mínimo de atención y compromiso puede traerte serias consecuencias. Y todo por falta de valentía, de preparación, de MIEDO.

Y si no lo logras, gestionarás mal y ello significa que tu equipo, tu organización y tus clientes corren el riesgo de perder tiempo y dinero, que el alcance del proyecto crezca y crezca (amenazando con volverse inmune y, en último caso, inmortal), que acabes obteniendo resultados de baja calidad, muy predecibles y poco innovadores, que se reduzca la productividad y, al final, mayores niveles de estrés, desgaste, errores y síndrome de espíritu down.

Por eso, recupero estos seis consejos que leí en posts ajenos hace tiempo (quien copia de un post es un plagiador, quien copia de varios es un incvestigador, no?). Espero os ayuden ya que están pensados para que ayuden a tener el valor, las ganas, la ilusión y la energía para empujar hacia arriba (y no autoempujarse hacia abajo, llorando amargamente porque, como hacía el pollito Calimero, “esto es una injusticia, nadie me hace caso”…).

Tengo en mi mesilla un libro “Results without authority: controlling a Project when the team doesn´t report to you” (o sea lo habitual) que seguro que da ideas en esta línea pero, lamentablemente, no he podido ni abrirlo. Así que cuando lo lea, os lo cuento. Promete ser interesante.

Vamos por partes:

1.PM-UP es una actitud, de valentía, de no resignarte, de lograr lo que crees que es justo.

Como ocurre con #nasf o #sindromeUP no son reuniones, proyectos, buen humor,… sino una actitud, un modo de pensar. Pensar con perspectiva, como si pilotaras un avión y observaras todo desde allá arriba. Mantén esa vista, no la pierdas de vista para no perderte en las guerrillas del día a día y pierdas el norte. Y piensa en el proyecto, en su éxito como una guerra no como una guerrilla en la que dejar los dientes el primer día.

 

2. Solamente tienes 20 segundos para hablar con tu jefe.

No te quejes. Es lo que hay. El reto es tuyo. Ganarte su atención con tus primeras palabras. Dicen que un buen proyecto, una buena idea de negocio, hay que saber contarla y tenerla preparada por si coincides en el ascensor con la persona que necesitas y debes trasmitirle TODO antes de que la voz enlatada diga “Planta Octava” y tu oportunidad se haya esfumado (porque para entonces, o has captado su atención o no hay nada que hacer).

Por lo tanto, utiliza tu tiempo sabiamente, centrándote en las primeras cosas más importantes, como el resultado, el riesgo, el beneficio o el problema.

Deja los detalles para más adelante (Si os interesa www.15seconds.com/ os puede dar ideas, técnicas, ejemplos de cómo hacerlo y cómo no hacerlo).

 

3. Enséñales a decir SI a tus superiores (¡qué iluso…! pensaréis…).

¿Por qué no hacerle preguntas a las que no puede responder NO? A las que no tengan problemas para responder que SI como «¿Está(s) de acuerdo que debemos cumplir nuestros objetivos?» O «Es importante que nuestros clientes internos tengan sus requisitos listos ¿verdad?” O “¿El cliente se enfadará mucho si… ¿no?”

Si logras el SI al panorama general, en realidad le estás entrenando para que diga que SI más adelante cuando le pidas que se comprometa a cosas más específicas. Captar su atención e interés primero. Su compromiso y acción posterior después. Pero sin balbucear que llegamos ya al piso cuarto y todavía estás tratando de que no te tiemble la voz y pensando en cómo empezar a contárselo…

 

4. Planifica primero tu mensaje de inicio a fin.

Pon por delante tu recomendación o los resultados esperados (con eso llegas casi al piso tercero…). Y luego, ya captada (esperemos) su atención, pasa a identificar los riesgos asociados, las opciones o los cambios propuestos.

Recuerda que tu jefe, o la otra persona en general, es otro piloto como tú que ve tu y su proyecto desde la distancia. Es responsabilidad tuya que se centre exactamente lo que necesitas y deseas que haga un “zoom” momentáneo a tu problema. Una vez que has logrado esto, habrás sentado las bases para abordar aspectos más específicos.

 

5. Esto no consiste en ser rápido sino en ser inasequible al desaliento.

No es un sprint, sino un maratón, en el que quien logra llegar es la cabeza no el cuerpo.  En el que corres el riesgo de llegar a un muro de desaliento a partir del cual te rindes y decides que “para qué le voy a importunar con la cantidad de cosas tan importantes que tiene”.

Si estás pensando correr en un maratón, seguro que no estás pensando en ir directamente a la parilla de salida donde ves el cartelito de “42 y pico kilómetros para la meta” sino que, sensatamente, te entrenarás y participarás en carreras más cortas y te prepararás con tiempo, paciencia y anticipación.

Necesitarás, por tanto, entrenarte para desarrollar la resistencia y la experiencia necesarias. Prepárate para la maratón mediante pequeñas conversaciones que te den experiencia y te ayuden a generar confianza. Elige temas y situaciones de menor riesgo como pedir la aprobación para cambiar una pequeña parte de un proyecto o recomendar un cambio que tendrá un impacto positivo en la productividad o en el funcionamiento del proyecto.  No serán grandes logros pero su objetivo es prepararte para encuentros que requieren más energía y confianza.

 

6. Practica, practica y practica!

Haz de ello un hábito, no lo restrinjas al trabajo, a proyectos reales. Encuentra maneras de practicar la gestión en tu vida personal también. Crea una lista de personas con las que puede practicar, incluyendo colegas, amigos y profesionales de dentro y fuera del trabajo y trata de pedirles algo suponiendo que son superiores a ti (por ejemplo, los hombres podemos ensayar en casa pidiendo algo a nuestra mujer…). Busca oportunidades para entrenarte en técnicas para influir en otros con más autoridad o antigüedad, para pedirles su opinión sobre tu opinión y perspectiva.

 

Así cuando llegue el momento oportuno, tendrás claro qué decirle, cómo pedírselo, cómo atraer su atención y la confianza para hacerlo… … antes de que se baje en la planta octava y se despida amablemente “Buenos días Sr…

Espero que todo vaya bien, que tengas un buen día?»

 

Daniel

RECURSOS EN ESPAÑOL PARA prepararte mejor PMP o CAPM:

El Simulador PMP con + de 3000 preguntas en español

El Curso de Dirección de Proyectos Online para preparar PMP y CAPM (y OBTÉN LOS 35 PDUs necesarios)

El Manual para Project Managers

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.