La obediencia pensante… Otro curioso concepto militar que podemos aplicar al project management

La obediencia pensante… Otro curioso concepto militar que podemos aplicar al project management

Hemos visto en

La fricción, curioso concepto militar, ¿Aplicable al Project management?De la fricción al enfoque. Del Ejército a la Empresa. Y al Project Management… y ¿Tienen algo que ver el Champán, el Ejército, La Estrategia con un Project Manager feliz? diferentes analogías, curiosidades y relaciones entre mundos tan diferentes como el militra, el de las bebidas achampanadas y la gestión de proyectos….

Como sé que los Project manager tenemos esa curiosidad innata que nos lleva a preguntarnos el origen de las cosas y no perdemos una oportunidad de aprender, os cuento dónde comenzaron esas nuevas formas de dirigir en el ejército que luego pasaron, como casi todo, a la empresa.

El origen de la Mission Command  surge con el palizón que Napoleón le dio al ejército prusiano en las batallas de Jena y Auerstad en 1806 (antes de ayer… yo ni había nacido… como solía decir mi abuelo Ricardo).

 la obediencia pensante Daniel Echeverría

Bonaparte, el Corso, revisando orgulloso sus tropas vencedoras

Con el dolor (escozor más bien) y la humillación de la derrota el ejército prusiano inició medio siglo de búsqueda-de-si-mismo (tal había sido el aplastamiento al que le había sometido el pequeño pero listo y endiablado corso) y concluyeron que su ejército, hasta entonces, había sido una organización atada por rígidos procedimientos. Un engranaje basado en los principios maquinistas instaurados por Taylor y que dominaron las estructuras jerárquicas de las empresas a mediados del siglo XX (bueno…. Hay alguna que todavía anda así…).

Como contraste, el ejército francés, no estaba organizado “a lo Taylor” sino que Bonaparte esperaba que sus generales utilizaran su iniciativa y actuaran sin órdenes detalladas siempre que estuvieran en línea con los objetivos globales. Y así lo hicieron, El resultado fue que el ejército galo tuvo una flexibilidad y capacidad de maniobra que volvió loca a la maquinaria-obediente-pero-no-pensante prusiana.

Como los prusianos del siglo XIX y sus herederos alemanes del XX son gente lista y trabajadora y persistente, pensaron (en alemán claro) “esto no vuelve a pasar, este francesito no nos la vuelve a pegar y se inventaron un concepto “Auftragstaktik” (ya con el nombre los enemigos se asustaban…) que lo desarrolló un viejo conocido de mis posts…

la obediencia pensante Daniel Echeverría

Helmuth von Moltke.

 

Básicamente, tras el palabro lo que había era una intención de que se fomentara la independencia, el espíritu crítico y la iniciativa de los subordinados al máximo. Este buen hombre, dividió a los oficiales del ejército entre

-trabajadores y tontos,

– trabajadores listos,

– vagos tontos

– y vagos listos

y, os sorprenda o no, sus preferidos eran los vagos listos –hacían las cosas bien utilizando los recursos mínimos- y a los que más miedo tenía era a los trabajadores listos porque se la podían liar parda en una tarde (los actuales apagafuegos profesionales que les encanta trabajar, trabajar y que todo el mundo esté trabajando sin saber muy bien por qué…).

El astuto general prusiano concluyó que la clave era que las personas de todos los niveles comprendieran perfectamente bien las intenciones del alto mando para que empujaran y tomaran decisiones en la misma dirección.

Escribió que “Auftragstaktik” no quería ser un freno para la iniciativa sino conducirla en la dirección adecuada. Disciplina no quería decir seguir órdenes como borregos sino actuar de acuerdo con los objetivos.

Y empezó a acuñarse el término “Obediencia pensante” o “Obediencia inteligente” (Thinking Obedience). Se distinguió entre órdenes y misiones y los mandos empezaron a hablar de directivas  y no de órdenes.  Y directivas claras porque ya sabemos que (Meckel, otro general prusiano)

“la experiencia demuestra que cualquier orden que pueda ser malinterpretada,

será malintrerpretada”

Una batalla entre Moltke y Bonaparte hubiera estado más reñida…

¿Cómo lo veis?

Dnl

Para los que estéis interesados en saber más de la gestión de proyectos, la certificación PMP y la ISO21500 en Gestión de proyectos, os recomiendo el «Manual para Project managers. Cómo gestionar proyectos con éxito».

Para aquellos que queráis adquirirlo en formato papel podéis pedirlo aquí (papel).  Si lo queréis en formato e-book, podéis adquirirlo aquí (e-book).

Si la versión anterior no pudo casi distribuirse en latam, ahora se podrá hacer vía edición kindle de Amazon: para los interesados en otros países en general y Latinoamérica en particular, aquí en kindle.

Y si queréis preparar el examen PMP con más de 1500 preguntas en español, probadlo aquí gratis¡

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.