Habilidades interpersonales e intrapersonales en la gestión de proyectos

las habilidades interpersonales…

Una de las características distintivas de los humanos es que somos animales sociales. Y el éxito como especie está muy ligado a este hecho. Los humanos progresamos más cooperando que yendo por libre (aunque a veces nos cueste unos tropezones aprenderlo y haya quienes no acaben de verlo).

Colectivamente podemos lograr cosas que nadie podría conseguir por sí mismo (aunque todos conocemos empresas en las que hay “heroes” y que, encima, son muy bien valorados). Dada la naturaleza social de la humanidad parece obvio que poseer habilidades personales es importante si alguien quiere trabajar y desenvolverse en sociedad.

Uno de los rasgos fundamentales de las personas con buenas habilidades interpersonales es su capacidad para empatizar con los demás. Empatía es la capacidad de ponernos en el lugar del otro. Subyace a la regla de oro: trata a los demás como te gustaría que te trataran. De esta manera, podemos desarrollar la capacidad para comprender las consecuencias de nuestros actos sobre los demás.

Las personas carentes de empatía pueden llegar a ser, en algunos casos, auténticos inadaptados sociales. Un rasgo clave de los psicóticos es, por ejemplo, su incapacidad para visualizar los efectos de sus acciones en sus víctimas. Menos radical y más familiar en el entorno laboral son las personas que sufren de disemia -condición por la que una persona es incapaz de ver las señales verbales o no verbales que les dirigen sus compañeros. El hombre que sigue contando chistes racistas o sexistas mientras su audiencia responde con un silencio avergonzado sufre de disemia.

La capacidad para empatizar es un activo muy valioso para jefes de proyecto que trabajan en el mundo de hoy tan centrado y dependiente de las personas. En particular, los profesionales que trabajan en proyectos deben ser sensibles a las perspectivas de sus clientes, los miembros del equipo, sus compañeros de proyecto y sus directores.

las habilidades intrapersonales…

Howard Gardner define la inteligencia intrapersonal como “el acceso a la propia vida emocional y su variada gama de emociones,  así como la capacidad de diferenciar entre éstas para, finalmente, identificarlas cuando afloren y utilizarlas como medio de comprender y guiar el propio comportamiento”.

Por su parte, Goleman considera que la inteligencia intrapersonal conduce al autocontrol y favorece la motivación, factores psicológicos clave para lograr el éxito en el mundo actual. Afirma que “el autocontrol emocional, retrasar la gratificación y reducir la impulsividad están detrás de los principales logros personales y, sobre todo, profesionales”. Cree que la impulsividad es que “una maldición que cercena el desarrollo personal y profesional de las personas”.

Por ello, un project manager cuyo ecosistema laboral son personas, personas y más personas hará bien en conocerse a sí mismo, sus fortalezas y debilidades para que no condicionen su actuación, para que responda y no reaccione.

La clave es que una buena comprensión de las fortalezas y debilidades propias permite desarrollar un sentido realista de lo que uno es capaz de lograr. Los project managers con sólidas habilidades intrapersonales raramente crearán expectativas poco realistas a sus clientes, miembros del equipo y dirección.

¿O no?

Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.