El sufrido project manager debe aprender a motivar y… automotivarse

El sufrido project manager debe aprender a motivar y… automotivarse

La forma más habitual de identificar la falta de motivación de un colaborador es analizando su actividad profesional, su rendimiento, su desempeño ya que están directamente relacionadas.

 Motivar es mover a una persona a que haga por su propia voluntad lo que, en este caso, el project manager desea. Es importante, a su vez, para que el colaborador muestre moral alta y auténtico compromiso, el que su jefe directo, le ofrezca en sus actividades habituales la oportunidad de satisfacer sus necesidades personales.

 Las fases clásicas de la desmotivación son:

 ·     La de confusión (estrés, aumenta la colaboración pero disminuye la productividad).

·     La de indignación (aumenta el estrés, fluctúa entre colaboración y defensa, la productividad crece y, entonces, intenta conseguir reconocimiento).

·     La de esperanza (oculta información, adopta una actitud defensiva, rehúye al jefe, baja la productividad y el estrés).

·     La de desilusión (la productividad desciende hasta el mínimo aceptable, hay una actitud pasiva, de espera).

·     La de falta de cooperación (rehúye tareas, crea descontento dentro del equipo).

·     Por último, la de renuncia al trabajo: el empleado se lo toma como un trabajo de menos horas.

 Para mantener el nivel de motivación por el proyecto, el project manager debe tener muy presentes estos aspectos:

 ·     Fijar los objetivos y funciones de cada colaborador y comunicarlos claramente.

·     Informar sobre las oportunidades de desempeño.

·     Mantener el nivel de exigencia.

·     En caso de tener que hacer una crítica, hacerla en privado.

·     Estimular la creatividad y la aportación de ideas.

·     Demostrar confianza en los colaboradores.

·     Reconocer los logros.

·     Estar dispuesto a aprender de su equipo.

·     Ser flexible, sensible a los pequeños detalles y humilde a los factores motivantes y desmotivantes.

De acuerdo a la teoría de los factores de Hertzberg –tratados en el área de conocimiento de gestión de recursos humanos– existen:

·     Factores higiénicos (aquellos que estando presentes no motivan pero si están ausentes desmotivan) como la política y administración de la empresa, la supervisión técnica y las condiciones de trabajo.

·     Factores motivadores (aquellos que estando presentes motivan pero cuya ausencia no desmotiva) como el contenido del trabajo, el reconocimiento, la responsabilidad, la participación y el compromiso y los logros.

·     Otros factores empiezan siendo motivadores pero, llegado un límite, se convierten en higiénicos: relaciones interpersonales, salario y dirección.

Aunque no olvidemos que si nosotros queremos que nuestro equipo esté motivado al 100%, nosotros tenemos que estarlo al 120%¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *