El Project Manager y el Trabajo en equipo… que no en Grupo (y 2)

El Project Manager y el Trabajo en equipo… que no en Grupo (y 2)

Seguimos hablando del trabajo en equipo y de la importancia que tiene saber gestionarlo si aspiramos a ser buenos Project Manager.

Como decíamos, un Project Manager o aprende a trabajar en equipo… o mejor que se dedique a otra cosa. En el post anterior, veíamos qué era un equipo y los elementos esenciales para que este actúe como tal.

En este post vamos a identificar los aspectos básicos para poder trabajar en equipo y cumplir con la definición anteriormente dada:

  • Se trata de compartir y visualizar un objetivo común (orientación conjunta clara y alineada y compromiso común) como puede ser el objetivo del proyecto: satisfacer al cliente entregándole el producto final en tiempo, plazo y cumpliendo sus expectativas.
  • Existe un jefe–líder, el project manager, que asume la dirección y la responsabilidad, marca el camino, obtiene recursos mediante la negociación con la alta dirección y los jefes funcionales, coordina e integra el trabajo de su equipo, y crea un clima de confianza y compromiso.
  • Se articula una división clara de funciones y responsabilidades expresada de forma escrita en la matriz de asignación de funciones y responsabilidades del proyecto de manera que cada miembro del equipo tenga claro quién debe hacer qué para cuándo.
  • Se habilitan indicadores de progreso del desempeño que se puedan comparar con la línea de base inicial para así detectar y actuar sobre las desviaciones de precio, plazo, entre otras cuestiones. Pero no solo de cómo va el proyecto, sino también de cómo va el equipo y, dentro del equipo, cómo va cada miembro.

En un buen equipo, todos los componentes trabajan con la máxima eficacia y cohesión y se responsabilizan del objetivo como un único miembro. En ese sentido, operan de forma coordinada e interdependiente, y son responsables no solo ante su jefe sino ante sus compañeros.

Asimismo, mantienen una comunicación fluida, transparente, por la que conocen en todo momento quién debe estar informado de qué, en qué momento y con qué medio. Gracias a ello, comparten objetivos, preocupaciones, información, valores, éxitos y fracasos.

En general, los miembros de un equipo de primera se hallan en un entorno que fomenta la participación, la generación de ideas, y la toma de decisiones libre y justificada, y en el que se asumen los acuerdos del grupo como propios. Con ello surge un sentimiento de pertenencia muy fuerte que, en definitiva, genera, retroalimenta y favorece todos los aspectos señalados.

Para acabar, un poco de humor. ¿Cuál es la diferencia entre un Grupo y un Equipo? Cuando vamos 6-8 personas, a lo mejor desconocidas, en un ascensor, somos un grupo. Cuando el ascensor se estropea en la planta 26… empezamos a ser un Equipo. ¡ O eso debiéramos! Al menos tenemos un objetivo común 🙂

En el próximo post hablaremos de la toma de decisiones, porque a los Project managers, entre otras cosas, nos pagan por tomar (buenas) decisiones.

Y si os interesan estos temas… aquí tenéis vuestra oportunidad de conocer más:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *